stretching_vans_shoes

Cómo ensanchar tus zapatillas de lona   

Hay muchos motivos para querer ensanchar unas zapatillas de lona; simplemente para domarlas o para ajustar un par que vaya muy ceñido. Nos ha pasado a todos, te pruebas las zapatillas en la tienda y encajan a la perfección, pero cuando te las pones por primera vez, te rozan y te duelen los pies.

En esta guía, te contamos algunas de las maneras más sencillas de ensanchar tus nuevas zapatillas para que consigas el ajuste perfecto, sin importar si son nuestras distintivas Old Skool o nuestras emblemáticas Slip-On.

stretching_your_vans

 

Cómo ensanchar tus zapatillas de lona

Calcetines gruesos

El primero y, quizá, el método más conveniente para aflojar un par de zapatillas es rescatar un par de calcetines gruesos. Puedes llevarlos con tus zapatillas de lona para que el tejido se ensanche sin que te duelan los pies.

  1. Encuentra un par de calcetines de invierno y póntelos con tus nuevas zapatillas.

  2. Átate los cordones como lo harías normalmente y asegúrate de no tensarlos demasiado.

  3. Lleva tus zapatillas por casa durante un par de horas cada vez y repite el proceso tantas veces como sea necesario.

Este método va genial para ensanchar tus zapatillas poco a poco y gradualmente, así te asegurarás de aflojarlas en su justa medida. Ten en cuenta que no debes de ensancharlas demasiado para que te queden muy holgadas.

Relleno

Otra manera de ensanchar tus zapatillas es rellenarlas, sobre todo, si tus zapatillas nuevas te aprietan mucho los dedos y necesitas un poquito de libertad de movimiento.

  1. Arruga un poco de papel de periódico o enrolla un par de calcetines.

  2. Mete el papel de periódico o los calcetines enrollados justo hasta el fondo de las zapatillas y asegúrate de meterlos tan a presión como para que se ensanche el tejido.

  3. Deja que tus zapatillas se ensanchen toda una noche y quítales el relleno por la mañana.

  4. Si tus zapatillas no están lo suficientemente holgadas, repite el proceso hasta que lo estén.

Un método de relleno menos convencional es llenar dos bolsas de cierre zip con agua, sellarlas bien antes de introducirlas en las zapatillas y meterlas en el congelador. A medida que el agua se congele, expandirá y ensanchará el tejido de la zapatilla. ¡Pero ten cuidado de que el agua no se filtre en tus zapatillas nuevas!

stretching_your_vans

 

Calor

Similar al método de congelación, el calor también puede ayudar a ensanchar las zapatillas de lona. Un truco fácil casero es ponerte un par de calcetines gruesos con tus zapatillas y utilizar un secador de pelo para calentar el tejido.

  1. Rescata un par de calcetines gruesos y ponte tus zapatillas.

  2. Utiliza un secador para calentar cada una de las zonas donde sientas que las zapatillas te quedan justas.

  3. Mientras que calientas cada zona, flexiona los pies y mueve los dedos para moldear el tejido de las zapatillas tanto como puedas.

  4. Déjate puestos los calcetines y las zapatillas hasta que se hayan enfriado; esto ayuda a mantener la elasticidad de las zapatillas por más tiempo.

stretching_your_vans

 

Utensilios para ensanchar zapatillas

Si has intentado todos los métodos caseros pero tus zapatillas de lona aún te quedan un poco ceñidas, existen utensilios que puedes comprar para aflojar el tejido. Elige entre una horma de zapatos compuesta por una bola y un aro que ayuda a ensanchar zonas específicas de la zapatilla o una horma de dos vías que ensancha la zapatilla entera de una misma vez.

Horma de bola y anillo

  1. Encuentra la zona de tu zapatilla que más necesite ensancharse.

  2. Introduce la parte de la bola en la zapatilla y deja la parte del anillo por fuera.

  3. Aprieta las palancas de la horma hasta que la bola del interior de la zapatilla desplace el tejido hacia afuera tanto como desees.

  4. Enrosca las palancas con la ayuda de la rosca de fijación integrada.

  5. Notarás algo de movimiento inmediatamente, pero puedes dejar la horma en tus zapatillas durante toda la noche para ensancharlas todavía más.

 Horma de zapatillas de dos vías

  1. Coloca la horma dentro de tu zapatilla con el extremo de la rosca hacia el talón.

  2. Gira la rosca hasta que el tejido empiece a ensancharse.

  3. Deja que la zapatilla se ensanche durante toda la noche y dale una vuelta entera a la rosca cada ocho horas según lo necesites.

Puedes encontrar estos utensilios en internet o, quizá, un zapatero pueda ayudarte a conseguir uno de ellos. Los utensilios para ensanchar zapatillas pueden ir genial, pero asegúrate siempre de intentar ensanchar tus zapatillas de lona gradualmente, así evitarás ensancharlas demasiado.

Una vez que hayas descubierto tu método ideal, ¡tus zapatillas de lona estarán listas para salir a la calle! Si te preocupa que tus zapatillas nuevas se ensucien por ahí fuera, échale un vistazo a nuestra guía de cómo mantenerlas limpias y nuevas.